Saltear al contenido principal

Benito Soto Aboal, el último Pirata de Europa

Benito Soto Aboal, El último Pirata De Europa

Se sienten entre los viejos muros del casco antiguo de Pontevedra, las sombras románticas y villanas de Benito Soto Aboal. El Pirata Benito Soto. Considerado el último pirata europeo de fama, oscura y temerosa, tan larga como ancha entre aquellos países que se veían como líderes de las travesías de ultramar durante el siglo XIX. Benito Soto nació el 22 de marzo de 1805 en la Casa del Pitillo dentro de la zona monumental da la ciudad del Lérez (hoy el edificio presenta un buen estado de conservación y en él se encuentra la sede del Rectorado de la Universidad de Vigo). Por aquel entonces, el barrio al que pertenecía Benito Soto era uno de los de mayor importancia debido a su estrecho vínculo con las actividades marineras: A Moureira. Barrio de importante tradición marinera cuyas transacciones económicas por la venta de la sardina o exportación del vino de O Ribeiro habían convertido a Pontevedra en el puerto más importante de Galicia y norte de Portugal durante el siglo XVI.

Benito Soto nació en el seno de una familia de marineros. Desde muy niño se hace a los mares y adquiere brío en las habilidades de la navegación. Siendo muy joven presuponemos que cruza el océano Atlántico, pues, con tan solo 22 años parte del Puerto de Río de Janeiro  el 22 de noviembre de 1827 en el bergantín esclavista «El Defensor de Pedro» de bandera brasileña rumbo a las costas africanas.

El origen de la leyenda

Sería este viaje un punto de inflexión para el joven de A Moureira. A los pocos días de navegación estalla un motín abordo del bergantín liderado por Benito Soto apoyado por otros marineros. Benito Soto se convierte en el Capitán de El Defensor de Pedro dando lugar al nacimiento de una leyenda: el sanguinario Pirata Benito Soto con el rebautizado bergantín Burla Negra. Con ensañamiento e inquina comienza una carrera de abordajes a otros buques, especialmente a aquellos de bandera inglesa, como el sufrido por el mercante Morning Star cuyos tripulantes resultaron asesinados y su cargamento de oro sustraído por la fuerza.

Con el Morning Star desvalijado comienza una ruta corsaria y sanguinaria hacia las Islas Azores. El Burla Negra se topa de frente con la fragata mercante Topacio de bandera norteamericana. Su fatídico destino seguiría con el proceder habitual del Pirata. Abordaje, muerte de los tripulantes, robado del botín y quemado de la nave.

A este abordaje le siguieron otros en su ruta hacia la Península Ibérica. Debemos destacar el robo de la fragata Sunbury, el saqueo de los portugueses Cessnock y otro que procedía de Brasil cuyo nombre se desconoce, y, por no perder la costumbre, volvió a asaltar un británico: New Prospect. Aunque esta vez se convierte en un asalto mucho más agresivo del procedimiento habitual seguido por Benito Soto. Con las bodegas del Burla Negra a rebosar de oro, plata y otros senseres de valor, el Pirata Benito Soto y sus corsarios toman dirección a los puertos coruñeses.

El prematuro punto y final

Después de un tiempo en la ciudad de Coruña, Benito Soto y sus corsarios deciden emprender un nuevo viaje en el Burla Negra hasta tierras gaditanas dónde pensaban disfrutar de una vida de excesos y lujos gracias a todo lo saqueado en sus travesías.

Pero la mala fortuna se tomó entre los haberes del temido Pirata Benito Soto en su travesía hacia Cádiz. Debido a una confusión del vigía del Burla Negra, el bergantín se apresuró a chocar contra la costa y naufragar provocando el apresamiento de los tripulantes corasarios. Pocos días después ahorcados en la tacita de Plata.

El Pirata Benito Soto logra emprender una huída no con demasiado éxito, pues, es apresado en Gibraltar por los ingleses. La vida del joven Benito Soto, el pirata más temido y sanguinario de los mares de occidente será acusado de la muerte de 75 asesinatos y 10 barcos quemados y hundidos. La mañana del 25 de enero de 1830, en la colonia británica, moría el Pirata Benito Soto Aboal a la  temprana edad de veinticuatro años y diez meses.

Moría para siempre una figura temida en los mares. Una figura que forma parte de la historia corsaria más asesina allende los mares y a la vez la figura del Pirata Benito se elevaba a las más románticas leyendas y letras de canciones que hoy rondan por Pontevedra y otros países de la Europa Atlántica.

Que no muera nunca la leyenda. El Pirata Benito Soto Aboal.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio y mejor experiencia de navegación en la web.    Ver Política de cookies