Saltear al contenido principal

Los Castros de Neixón, Boiro

Los Castros De Neixón, Boiro

En el lugar de Cespón, Concello de Boiro, se encuentra una punta natural en la que se localizan los Castros de Neixón. Se trata de un espacio ubicado en la parte norte de la Ría de Arousa, a un lado de la ensenada formada por la desembocadura de los ríos Grande y Beluso. Los Castros de Neixón forman parte de los principales atractivos turísticos de la Comarca de Barbanza y de la Mancomunidad de Arousa Norte. Constituyen en sí mismos, uno de los conjuntos arqueológicos de la época castrexa de mayor antigüedad de Galicia, datados entre el s.V a.C. y el s.IV d.C; motivo por el cual han sido declarados Bien de Interés Cultural en el año 2011 por la Xunta de Galicia.

En los Castros de Neixón se dan tres importantes elementos: la habitacionalidad, la metalurgia y los espacios rituales.

Un poco de su historia

Los conocidos como Castros de Punta Neixón son dos poblados contiguos: Castro Pequeno y Castro Grande, cuyo período de ocupación transcurre desde finales de la Edad de Bronce hasta la época tardorromana. Fueron excavados por Florentino López Cuevillas -en la década de 1920-, Fernando Acuña Castroviejo -en la década de 1970- y Xurxo Ayán Vila -desde 2003 a 2008-.

El llamado Castro Pequeno está situado en una pequeña península y tiene los testimonios más antiguos de ocupación debido a la unión entre los indígenas Oestrimnios  con pueblos llegados desde el noroeste europeo a finales del S.VI a.C. Se constata el paso de una arquitectura hecha con materiales perecederos a otra constituida por cabañas de planta circular con zócalos de piedra, parapetos de barro y madera y cubiertas de paja: época castrexa.

El Castro Grande, a escasos 100 metros del anterior, fue fundado a finales del siglo V a. C. posiblemente cuando el Castro Pequeno estaba ya abandonado o en proceso de abandono. Fue una pequeña aldea delimitada con una serie de elementos defensivos como son los fosos y terraplenes. Sus habitantes cultivaban cereales, recolectaban frutos silvestres, cuidaban el ganado y completaban su dieta con la pesca y las actividades marisqueras. Además, practicaban la metalurgia, y por su situación estratégica, desarrollaron un importante comercio con el mediterraneo, tanto en la época del comercio púnico como en el romano.

Accesibilidad y Servicios

En la entrada al enclave natural de los Castros de Neixón se ubica el Centro Arqueológico del Barbanza. Un recomendable museo en el que interpretar la rica historia del pasado arqueológico de la comarca gracias a la exposición de los restos materiales encontrados en las diferentes excavaciones. Restos de gran interés, especialmente por lo que se refiere a los productos de importación que demuestran la relevancia de los castros como un lugar de intercambio entre navegantes mediterráneos y poblaciones locales. Entre las piezas más destacadas sobresalen los retos de varios aryballos: recipientes de vidrio púnico siglo V-IV a.C. El acceso al Museo y a el área de los Castros de Neixón es accesible y gratuíta. Cuenta con aparcamiento para vehículos y además durante el recorrido de la senda hasta los castros existe mobiliario público (bancos de madera y mesas de piedra) con el que disfrutar del hermoso pinar y sus vistas de la Ría de Arousa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Volver arriba