Saltear al contenido principal

Marismas, Salinas y Molino de Ulló

Marismas, Salinas Y Molino De Ulló

En la parte interior de la Ría de Vigo se encuentran uno de los mejores restos etnográficos de Salinas más importante de las Rías Baixas. Se trata de un complejo ubicado en el Concello de Vilaboa, concretamente en el barrio de Paredes.

Este recinto constituye uno de los atractivos turísticos más destacadas del concello, pues, en este escenario no sólo se haya el espacio de las viejas salinas sino también una hermosa ruta peatonal que rodea la ensenada y que se une en la parte este a la ruta Punta do Castelo procedente de Arcade, así como el dique y restos de un antiguo molino de mareas además de la cercana Granja de Ulló y dependencias utilizadas para trabajar y manipular la sal extraída.

Es una zona de enorme valor natural y de gran importancia faunística cuya formación se prolonga en el tiempo algo más de 300 años en el que entre arenales, marismas, bosques de ribera, influida por el movimiento de las mareas; ha sido declarada Zona de Especial Protección de los Valores Naturales junto a la Ensenada de San Simón y que gracias a esta biodiversidad el espacio forme parte del proyecto europeo de conservación natural incorporado a la Red Natura 2000. Estos humedales intermareales de 20.000ha ocupan el espacio de las salinas que desde el siglo XVII eran gestionadas por el Colegio de la Compañía de Jesús de Pontevedra. Hoy el visitante dará cuenta de la zona de las viejas salinas recorriendo paralelos el muro de mampostería de 900m de largo que antaño cerraba el espacio productor de sal marina gracias al trasvase del agua del mar a través de las compuertas reguladoras que captaban la pleamar.

Todo este bello recinto natural y etnográfico se ve envuelto en más líneas amuralladas  de mampostería cuya formación ha servido para formar una bahía artificial. Con sus 350m de longitud y a unos 3m de profundidad, este dique construído en el siglo XIX unido al muro de las salinas embalsaban el agua necesaria para que en la bajamar el agua hubiera sido aprovechada en su movimiento hacia el estrecho de Rande para mover los «ruedas» del extinguido molino de mareas, hoy perdido, construido por Felipe Auguste Cazaux y arquitecto del viaducto de Madrid, en Redondela en 1876 y del puente internacional sobre el Miño en Tui, en 1885.

Te recomendamos la pérdida voluntaria entre las marismas y la Granja de Ulló. A recorrer los senderos entre muros, diques y viejos edificios arruinados; y a disfrutar de las vistas maravillosas de la ría de Vigo y la Ensenada de San Simón.

Te aseguramos una experiencia única.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio y mejor experiencia de navegación en la web.    Ver Política de cookies