Saltear al contenido principal

El Castro de Leiro y Besomaño de Ribadumia

El Castro De Leiro Y Besomaño De Ribadumia

En el corazón de la comarca del Salnés se localizan las excavaciones del Castro de Leiro y Besomaño en el Concello de Ribadumia justo entre las dos parroquias que lo bautizan. El Castro se haya sobre un promontorio con un amplio dominio del conjunto del tramo final del valle del río Umia. Es determinante la forma que presenta el Castro de Leiro y Besomaño ya que los restos arqueológicos crean una forma elíptica alargada e irregular.

Sus dimesiones en números: 126m en el eje N-S por 98m en el eje L-O en la croa.

Datos curiosos

El Castro de Leiro y Besomaño no es sólo un bien arqueológico, es un bien cultural que nos habla del aprovechamiento del «monte do Castro» o de la extracción de piedras, ya que se conservan las huellas de antiguas canteras tanto en su perímetro como en su interior, que aunque alteran en parte la topografía original informan de cómo el «monte do Castro» era un recurso económico para los vecinos.

El Castro de Leiro y Besomaño presenta unas dimensiones medias en el contexto del poblamiento característico de la Edad del Hierro y en el valle del Umia parece ser uno de los de mayor envergadura.

Por lo que sabemos de las intervenciones en el Castro de Leiro y Besomaño promovidas por el Concello de Ribadumia y la Diputación de Pontevedra, puede avanzarse que el «monte do Castro» fue objeto de una ocupación y re-ocupación densa desde el siglo IV a.C. hasta el siglo I d.C., momento en el que es destruido (por la acción del fuego, posiblemente intencionado) y abandonado definitivamente.

Entre las estructuras más reseñables destacaríamos una gran casa-patio al estilo de las documentadas en San Cibrán de Lás o en otros castro del sur de Galicia y norte de Portugal.

Por lo que se refiere a la zona habitacional se extiende por el total del aterrazamiento en el que se estuvo trabajando, documentándose una evolución muy clara en el tiempo de las arquitecturas y usos de las diferentes estructuras (las primeras estructuras están realizadas en materiales perecederos, fueron sustituidas por estructuras de piedra y las viviendas circulares del siglo II a.C. se reconvirtieron en estructuras de almacenaje volviendo a emplear materiales perecederos).

Secuencia cronológica-funcional para el Castro de Leiro y Besomaño

1. Fase I- S. IV a.C. (quizás V a.C.), aparición de numerosos agujeros de poste y fosas, entre los cuales se definen por lo menos dos cabañas de planta circular y varias fosas de almacenaje excavadas directamente en el sustrato.

2. Fase II- S. II a.C., definida por la implantación de numerosas cabañas realizadas en piedra (con buen aparejo y diámetros importantes) que se adosan unas a las otras. En esta fase se construiría la muralla documentada en la zona norte del aterrazamiento.

3. Fase III- Ss. I a.C. – I d. C., definida por la implantación de una casa-patio en la zona sur del aterrazamiento, la creación de varias estructuras de almacenaje reemplazando cabañas anteriores y la construcción de un pequeño taller metalúrgico. Estas estructuras serán destruidas por la acción del fuego.

Los materiales documentados sorprenden por su número: 21.396 piezas. Unas 20.600 piezas de cerámica, más de 200 molinos, 1 vidrio, 310 bronces, 130 elementos de hierro, 4 plomos, 4 cuentas de collar …

Y desde el Castro de Leiro y Besoñamo se puede …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Volver arriba