Saltear al contenido principal

Batería J4 de Cabo Silleiro

Batería J4 De Cabo Silleiro

La Batería J4 de Cabo Silleiro se ubica en los Montes de Baredo, Baiona, justo en la costa sur de la desembocadura de la Ría de Vigo. Se trata de un complejo militar en estado ruinoso cerrado a la curiosa visita de propios y extraños formado por varios edificios, cañones y túneles. La misión de estas instalaciones durante las casi 6 décadas de actividad ha sido la vigilancia y protección de la Ría de Vigo y la Bahía de Baiona.

Los «terrenos» necesarios para albergar la Batería J4 fueron «retirados» a los veciños de Baredo sin compensación económica

Las instalaciones militares de la Batería J4 se levantan tras el final de la Guerra Civil con el objeto de evita una posible incursión bélica por mar que nunca llegó a producirse. Su actividad resultó constante desde la década de los 40 hasta los 90. Su final se produjo en 1.998 quedando en el olvido del imaginario colectivo a excepción de cuantos las han visitado desde entonces para saquear hasta dejarlas en el estado decadente e inseguro de la actualidad.

Los túneles fueron excavados a mano por los vecinos de la contorno bajo presión y obligados a trabajos forzados

Las Instalaciones

En las proximidades del Faro de Silleiro y sobre la escarpada falda montañosa de Baredo se ubica el total de las instalaciones que forman la Batería J4. En el camino de acceso nos encontramos con el aljibe, 2 casas y las cuadras. Como elemento destacado al recinto nos encontramos con un gran arco presidido por el decadente escudo franquista. Una vez sobrepasado el arco, se hayan los edificios ruinosos de la cantina, los servicios, los barracones y las entradas (tapiadas) a los túneles que comunican con los 4 cañones y el Bunker de Telemetría.

Los Túneles y los Cañones

La red de túneles comprende unos 200 metros de pasadizos y diferentes estancias, además de los emplazamientos de artillería. Aunque se encuentran tapiados, estos túneles contaban con raíles a través de los cuales las vagonetas llevaban la munición hasta los increíbles cañones de gran tamaño. La máxima protección de la Batería J4 era de 14 metros de grosor de roca sólida, construida por ingenieros alemanes conjuntamente con los españoles. Los cañones tenían un alcance máximo de 16 kilómetros y podían disparar los cuatro a la vez, ya que funcionaban con dos modos de disparo, manual por apuntador o automático (con electricidad). En cuanto a personal, se necesitaban unas nueve personas para poder disparar los cañones y sobre cincuenta personas son las que trabajaban en las baterías en total.

El primer artillado de la Batería J4 data de 1923, cuando se colocaron 2 de los veinte cañones Vickers de 101 mm del primer acorazado de la Clase España, después de que éste embarrancara en el cabo de Tres Forcas (Junto a Melilla) a causa de la espesa niebla. A principios de los años 40 se añadió un tercer cañón. Ya fue en 1943 cuando se construyeron las baterías tal y como las conocemos. Se instalaron las 4 piezas Vickers de 152,4 mm y se creó el Regimiento de Costa que operaría esa batería durante más de 5 décadas.

Características técnicas de los «cañones»: Calibre: 152,4 mm. Alcance: 21,600 m . Velocidad: 915 m/seg Peso del proyectil: 45 Kg . apr. Cadencia: 4 disparos/minuto Peso del tubo: 8738 Kg . Longitud del tubo: 7,86 m

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Volver arriba