Saltear al contenido principal

Galerías de A Coruña

Galerías De A Coruña

A Coruña es la ciudad señorial y burguesa del norte de Galicia. Desde Guíate Galicia proponemos disfrutar acompañados por nuestros guías locales o nuestros guías acompañantes de la ciudad Herculina. Durante la visita, entre diferentes monumentos, esculturas y jardines, descubrimos las galerías más importantes del mundo, aquellas que dan a la ciudad el sobrenombre de la Ciudad de Cristal.

El arquitecto Juan de Ciórraga diseñó en la segun­da mitad del siglo XIX el modelo de soportal que imita un paseo cubierto a orillas del mar, que en­tonces llegaba a la parte trasera de las edificacio­nes. Estos portales solían tener la anchura de un remo, tamaño óptimo para cobijar los barcos los días de temporal.

En estas antiguas viviendas de pescadores, las galerías formaban una cámara térmica que protegía la fachada de la lluvia y permitía relacionar visualmente el interior con el exterior, posibilitaba la ventilación, captaba el calor en invierno y refrescaba las habitaciones en verano.

El conjunto se edificó en dos fases al derribarse las antiguas murallas. La primera en 1870 y 1876 y la segunda en 1879 y 1884. La fachada principal asoma a la Plaza de María Pita y calle Riego de Agua. Con el tiempo este conjunto de galerías tra­seras, prohibidas en el primer piso por la ordenan­za municipal de 1854, se ha convertido en la ima­gen simbólica de la capital. Algunas tienen más de 25 metros de galería continua, otras están orna­mentadas con vidrios polícromos. Entre sus ilustres moradores puede citarse a la Condesa de Fenosa.

La Ciudad de Cristal

Esta escenografía acristalada de las galerías propor­ciona al visitante un espejo que recoge los reflejos de la luz del día desde el amanecer hasta la caída de la tarde, lo que le ha otorgado A Coruña el nombre de Ciudad de Cristal. Se trata de una singularidad de las construcciones, en las que la carpintería de madera pintada de blanco, con diferentes estilos en sus líneas, se combina con el cristal para producir efectos de gran belleza, especialmente en las puestas de sol, también tienen gran encanto por la noche cuando se encienden las luces y se distinguen algunas de las vidrieras de colores y sus dibujos.

En estas antiguas viviendas de pescadores se debe prestar atención a los muros de las puertas, pues, algunas aún conservan las argollas metálicas de amarre de navíos. Estos portales solían tener la anchura de un remo (Algunos de estos soportales se han tapiado).

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio y mejor experiencia de navegación en la web.    Ver Política de cookies